27 septiembre, 2011

Cómo te lo explico?

Cómo te explico que tu dolor también es mío. Que las lágrimas que no puedes vaciar las siento yo también. Que tu silencio se convierte en susurros que piden una ayuda que yo no sé cómo darte.

Que si fuera necesario cargaría en mi espalda todo el peso, para que tú pudieras caminar tranquilo.
Que me quema la rabia de no saber qué decir. Que por ti regalo mis fuerzas y mis ganas...

Cómo te explico que tu llanto ahogado se transforma en lazo que me aprieta el pecho. Que me invade la impotencia de pensar que, tal vez, mis palabras no sirvan de nada.

Que me enfrentaría a mil tormentas y mil males solo por verte sonreir...

14 septiembre, 2011

Gente

Para casi todas las personas que me conocen y creen conocerme, las que ni he conocido. Para los chupasangres y medio rameras, que no entienden el concepto de nobleza. Cabrones, putas. Para los que pensaron y aún creen que ni ellos, vuestras proyecciones, ni yo merecemos lo que hemos conseguido y lo que aún queda.

Falsos, convenidos que justifican su hacer con paparruchadas mentales. Amargados y prepotentes.
Para los que su medio de vida consiste en el humor ácido de la bajeza de nuestro país, bravo.
Ante todo para los que no se miran dentro y creen que los galones y las estrellas les esquivan en su día a día, falta de humildad que no es lo mismo que sumisión. Desgraciados, envidiosos.

A un lado los prepotentes, en la otra punta los sumisos, falsos por igual.

Me vais a comer el coño.

07 septiembre, 2011

Mecánica

Mecánica,
nuestra canción era tan mecánica y nuestro amor tan lógico que parecía que no iba a acabar.
Cuánticos,
nuestros lazos eran cuánticos y casi casi místicos, que nadie podía nunca separar.
Magnéticos,
si, nuestros campos magnéticos, siempre en contacto pero sin rozar, se separaron un día sin más.
Algo más, siempre pensé que había algo más, pero al final llegué a la conclusión de que era cuestión de mecánica.
Impresionar,
tú me quisiste impresionar con tus dotes sobrefísicas, siempre al nivel intramolecular. Nada más, lo triste y cierto es que no hay nada más. Lo bello es que mientras duró fue como el brillo de una supernova.
Algo más, siempre pensé que había algo más, pero al final llegué a la conclusión de que era cuestión de mecánica, nuestra atracción era tan mecánica y nuestro amor tan lógico.
Cuánticos,
nuestros lazos eran cuánticos y casi casi místicos.
Magnéticos,
si, nuestros campos magnéticos, siempre en contacto pero sin rozar, se separaron un día sin más.

23 agosto, 2011

Puzzles

- Siempre soñé con convertirme en alguien realmente necesario.
- No te entiendo, ya lo eres, yo te necesito.
- No es eso, tú me necesitas, lo sé, pero si yo no existiese, tu vida seguiría adelante, habría otra persona que ocuparía mi lugar…
- No me gusta que digas ese tipo de cosas, ya lo sabes.
- Es que necesito hablar, o sino acabaré consumiéndome.
- Es que no puedo entender a qué te refieres con eso de ser realmente necesario.
- ¿De pequeño hacías puzzles?
- Dios, vas a volverme loco, qué tienen que ver ahora los puzzles con lo que estábamos hablando.
- Yo de pequeña hacía puzzles…
- Empiezas a asustarme, a asustarme de verdad.
- … me encantaban los puzzles, tenía decenas de ellos… me pasa horas y horas sola montandolos. Me portaba muy bien de pequeña.
- ¿Escuchas lo que te digo?
- … lo que tienen los puzzles es que todas las piezas se parecen… pero en realidad son tan distintas…
- ¡¿Quieres hacerme caso?!
- … que ninguna puede sustituir a otra… y por mucho que logres encajarlas todas…
- ¡¡Me estás preocupando!!
- … al final, si te falta una sola… todo el resto no tienen sentido… el conjunto está incompleto…
- ¡Por favor! Escúchame, cálmate, todo va a ir bien.
- … yo siempre he querido ser como una pieza de un puzzle… sí, como una pieza de un gran puzzle… parecida al resto… pero totalmente diferente… ¿te he dicho que a mi me encantan los puzzles?

17 agosto, 2011

No todo va a ser follar

A la cama hay que entrar siempre desnudo.
No te fíes de quien se demora en quitarse los zapatos y menos de quien se acuesta en calcetines.
Déjate atar cuando sientas que se están atando contigo.
No desconfíes del fetichista. Al final siempre prefiere la piel al envoltorio. Quien no se deja besar las rodillas tampoco se deja besar el corazón. Quien te sabe tocar el culo también sabe hornear el pan.
Navega en sus ojos pero no naufragues en ellos.
Perdona si no sabe lo que hace… la primera vez. El día en que escuches pronunciar “Eso no”, “Por ahí no” y “Con eso no” sabrás que todo ha terminado.
Los zapatos de tacón alto son para estar en casa. Hay quien camina con ellos por el mundo. Caminar descalzo es una forma de sentir el mundo.
Hacer el pino es caminar por las estrellas. “No todo va a ser follar”